Efecto virucida del Ozono contra el coronavirus

Efecto virucida del Ozono contra el coronavirus.

Fuente:
http://oxygenmedicine.com/2018/05/30/sars-ozone.aspx
SARS y terapia de ozono: consideraciones teóricas
por Gérard V. Sunnen, MD



(ED. NOTA: Este es un artículo muy técnico. Hay otros artículos en nuestro sitio que son menos engorrosos y un poco más prácticos. Sin embargo, al referirse a las partes que abordan específicamente el ozono a continuación, se destaca lo útil que puede ser un protocolo. )
Mayo de 2003
Resumen
El SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) es una enfermedad global de letalidad significativa con una base de incidencia y prevalencia en expansión. De importancia masiva para la salud pública, el SARS presenta problemas sumamente desafiantes a la luz de su capacidad patogénica y potencial mutacional. El ozono, debido a sus propiedades biológicas especiales, tiene atributos teóricos y prácticos para convertirlo en un candidato viable como inactivador del virus del SARS a través de una variedad de mecanismos fisicoquímicos e inmunológicos.
La familia de los coronavirus
El virus del SARS pertenece a la familia viral Coronaviridae. que incluye dos géneros, coronavirus y togovirus, cada uno de los cuales muestra mecanismos de replicación y organización genómica similares, pero distintas longitudes de genoma y arquitectura viral. Identificada por primera vez en los años 60, esta familia se identifica por viriones de ARN grandes, envueltos y de cadena positiva. Su apariencia es característicamente distinta, con sobres dotados de espigas de trópico (peplómeros) de la membrana de la célula huésped. Los peplómeros grandes y ampliamente espaciados en la superficie del virión sugieren una apariencia coronal (en forma de corona).
Antes del SARS, Coronaviridae era responsable de síndromes similares al frío relativamente leves en humanos que correspondían a su predilección por el epitelio ciliar de la tráquea, la mucosa nasal y las células alveolares de los pulmones. En ocasiones, rara vez estaban implicados en enfermedades respiratorias graves en adultos mayores frágiles (Falsey 2002). El SARS representa un salto cuántico en la infectividad de Coronaviridae por su letalidad significativa. Ampliamente vistos en la naturaleza, los coronavirus infectan un espectro de huéspedes animales y son responsables de la bronquitis infecciosa aviar, la hepatitis murina y la gastroenteritis porcina, entre otros. De posible importancia para los humanos es que los coronavirus animales pueden penetrar en el sistema nervioso central.
SARS: arquitectura de Virion y biología molecular
El virión del SARS difiere de otros miembros de la familia Coronaviridae en su composición genómica. Sin embargo, las otras estructuras virales son similares, incluida la arquitectura de viriones y la composición fundamental de proteínas estructurales y no estructurales.
El software para la replicación viral es el núcleo de ácido nucleico, un nucleótido de ARN de cadena larga de cadena sencilla. El núcleo está rodeado por la capa de ácido nucleico o cápside. La cápside es rígida y determina la forma del virus; Está hecho de unidades repetitivas llamadas capsómeros. La nucleocápside viral del SARS es tubular con una simetría helicoidal.
La nucleocápside está rodeada por una envoltura que forma la capa externa del virión y mantiene un contacto íntimo con los fluidos corporales del huésped. Como tal, es sensible a la composición y las alteraciones en su entorno, como la temperatura, el pH y el equilibrio iónico. La envoltura viral se forma en el momento de la gemación, un proceso complejo en el que la nucleocápside sale de la célula huésped. Para hacer esto, se fusiona con la membrana de la célula huésped, apropiándose de sus componentes para formar su propia envoltura. Se sabe que la composición lipídica de las membranas virales refleja la composición lipídica a través de la cual salen las partículas. Las envolturas virales están compuestas por bicapas lipídicas asociadas con una unión de carbohidratos y proteínas, glucoproteínas y lípidos y fosfatos, fosfolípidos. Hasta el 60% del componente lipídico de la envoltura está compuesto de fosfolípidos y el resto es principalmente colesterol. Esta envoltura de lípidos y carbohidratos está estrechamente articulada con los peplómeros que determinan la unión y penetración en las células huésped.
La composición y secuencia del genoma del virus del SARS se ha identificado recientemente (Marra 2003; Rota 2003). Marra y col. describió una configuración del genoma viral de 29,727 nucleótidos de longitud, dentro de la cual existe un orden genético similar a otros coronavirus. Sin embargo, debido a que la composición genética del SARS no se parece mucho a ninguna de las tres clases conocidas de coronavirus, proponen una nueva y cuarta clase de coronavirus, el SARS-CoV. Se postula una hipótesis de que un virus animal recientemente ha mutado para infectar con éxito a los humanos, o que el virus del SARS ha mutado de un coronavirus humano común.
Rota y col. informó una secuencia de nucleótidos de 29,727 en SARS-CoV, con 11 marcos de lectura abiertos. Los análisis filogenéticos y las comparaciones de secuencias mostraron que el virus del SARS no está estrechamente relacionado con ninguno de los coronavirus previamente caracterizados.
Las proteínas estructurales de Virion son elementos esenciales para determinar las dimensiones morfológicas y funcionales del virus del SARS. Las proteínas estructurales de coronavirus incluyen la fosfoproteína de nucleocápside N que se une al ARN viral; la glucoproteína M de membrana que forma la cubierta del núcleo viral interno y es responsable de desencadenar el ensamblaje del virus; la proteína E asociada con la envoltura del virión; la glicoproteína S en espiga que se une a receptores celulares específicos y provoca inmunidad celular; y la hemaglutinina-esterasa glicoproteína HE que forma pequeños picos en la envoltura del coronavirus (Knipe 2001).
SARS: replicación viral
El ciclo de replicación viral sigue el patrón observado en virus de mamíferos y puede dividirse en varias etapas (Cann 1997; Evans 1997; Knipe 2001). El coronavirus se une a la membrana de las células huésped uniendo las proteínas S y HE de sus peplómeros a las glicoproteínas o glicanos del receptor.
Una vez que se logra la entrada celular, el virión arroja su envoltura para comenzar su replicación en el citoplasma de la célula huésped. Se une a los ribosomas celulares y la polimerasa viral liberada comienza el ciclo de replicación del ARN. Las nucleocápsides recién formadas continúan su ensamblaje con la adquisición de nuevas envolturas mediante la gemación a través de las membranas del retículo endoplámico de la célula.
Luego, los viriones se liberan en la circulación sanguínea y linfática general, listos para infectar nuevas células, otros sistemas de órganos y nuevos huéspedes.
SARS: hallazgos clínicos
Recientemente, se han descrito ampliamente las manifestaciones clínicas del SARS (Peiris 2003). En este estudio de 50 pacientes hospitalizados, la fiebre, los escalofríos, la mialgia y la tos seca fueron las quejas más frecuentes. También se informaron rinorrea, dolor de garganta y síntomas gastrointestinales.
El examen radiológico mostró evidencia de consolidación pulmonar aproximadamente 5 días después del inicio de los síntomas. El examen de laboratorio mostró leucopenia y linfopenia, a pesar de la presencia de fiebre; también anemia, trombocitopenia, elevación de las enzimas hepáticas (alanina aminotransferasa) y elevación de las enzimas esqueléticas y del músculo cardíaco (creatinina fosfoquinasa). Todas estas características apuntan a graves lesiones inflamatorias sistémicas.
La incubación del SARS es de 2 a 10 días, y en algunos pacientes quizás más. La transmisión viral se logra por la vía respiratoria, donde puede infectar al nuevo huésped a través del aerosol y el contacto de gotas con las superficies mucosas de la boca, la nariz, la garganta y probablemente la conjuntiva. Se han encontrado viriones de SARS en las heces y se está evaluando la importancia de esta ruta de transmisión, ya que se sabe que varios coronavirus animales usan este lugar de propagación. Además, dado que se aprecia que las partículas de SARS permanecen viables en fómites durante 48 horas o más, cualquier esfuerzo de erradicación debe abordar la infectividad de los objetos en el medio ambiente.
El síndrome progresa a enfermedad grave con dificultad respiratoria y desaturación de oxígeno que requiere soporte ventilatorio en más de un tercio de los pacientes, aproximadamente 8 días después del inicio de los síntomas. Se ha observado que la mortalidad varía según los grupos de transmisión, que van del 3 al 20%. Esto sugiere que la etiología del SARS depende de una población heterogénea de cuasiespecies virales con grados variables de virulencia.
SARS: creatividad genética
Como es el caso en la mayoría de los virus de ARN, los coronavirus mutan a una velocidad alta (Steinhauer 1986). Dentro de cualquier individuo afectado, las partículas de coronavirus no muestran una población homogénea. En cambio, funcionan como un conjunto de cepas genéticamente variantes conocidas como quasiespecies. Esto se debe a la alta frecuencia de error de las ARN polimerasas, la presencia de mutantes de deleción, la alta frecuencia de recombinación de ARN y mutaciones puntuales, y la aparición de ARN de interferencia defectuosa (ARN DI). El resultado neto de estos mecanismos diversos y complejos es el desove continuo de nuevos viriones y cuasiespecies divergentes. Algunas de las creaciones genéticas se encontrarán en una ventaja al negociar nuevas respuestas de anticuerpos del huésped y contramedidas farmacológicas antivirales; y se propagarán en consecuencia, expandiendo así su terreno ecológico. Otras creaciones genéticas serán demasiado letales para sus anfitriones, trabajarán en contra de su propia supervivencia y demostrarán no ser adaptativas. Si podemos hablar de una psicología viral, un equilibrio de supervivencia eficiente apunta en algún lugar entre la derrota de las defensas del huésped, por un lado, y el suicidio viral a través de la letalidad agresiva, por el otro.
Ozono: propiedades físicas y fisiológicas.
El átomo de oxígeno existe en la naturaleza en varias formas: (1) como una partícula atómica libre (O), es altamente reactivo e inestable; (2) El oxígeno (O2), su forma más común y estable, es incoloro como un gas y azul pálido como un líquido; (3) El ozono (O3) tiene un peso molecular de 48, una densidad una vez y media mayor que el oxígeno y contiene un gran exceso de energía en su molécula (O3 (3/2 O2 + 143 KJ / mol). tiene un ángulo de enlace de 127 (3 (que resuena entre varias formas, es claramente azul como un gas y azul oscuro como un sólido; (4) O4 es un gas azul pálido muy inestable, raro y no magnético que se descompone fácilmente en dos Moléculas de oxígeno.
El ozono (O3), una configuración natural de tres átomos de oxígeno, tiene una vida media de aproximadamente una hora a temperatura ambiente, volviendo a oxígeno. Un poderoso oxidante, el ozono tiene propiedades biológicas únicas. Dado que el ozono medicinal se administra al interactuar con la sangre, la investigación básica sobre la dinámica biológica del ozono se ha centrado en sus efectos sobre los elementos celulares de la sangre (eritrocitos, leucocitos y plaquetas) y en sus componentes séricos (proteínas, lípidos, lipoproteínas, glucolípidos, carbohidratos). , electrolitos).
Los efectos de la ozonización en la sangre total son extraordinariamente complejos y están lejos de dilucidarse adecuadamente. Si la configuración bioquímica del suero - con sus proteínas, incluidas las enzimas, inmunoglobulinas, factores de coagulación; sus hormonas, vitaminas, lipoproteínas y colesterol; sus carbohidratos, incluida la glucosa y los electrolitos, entre otros (Dailey 1998), se pueden comparar con una orquesta, la administración de ozono se puede comparar con la introducción de un instrumento musical novedoso y poderoso, que afecta las interacciones de todos los demás instrumentos.
A pesar de que un análisis en profundidad de los efectos multifacéticos del ozono sobre la panoplia de constituyentes de la sangre está más allá de la intención y el alcance de este artículo (El lector se remite a Bocci, 2002; Sunnen, 1988), los siguientes puntos de interés de investigación están avanzados:
Los eritrocitos se han estudiado ampliamente en relación con la administración de ozono. Muchos estudios que han utilizado la suspensión de eritrocitos en solución salina fisiológica (Kourie 1998; Fukunaga 1999) han encontrado hemólisis a dosis relativamente bajas de ozono (10 a 30 ug / ml). Sin embargo, cuando el ozono se administra en sangre total, la dinámica de la interacción del ozono es tal que la hemólisis comienza a observarse a dosis significativamente más altas, lo que implica una acción amortiguadora de los constituyentes sanguíneos. Además, se mantiene la funcionalidad de las enzimas eritrocitarias, lo que sugiere un papel protector de los sistemas antioxidantes (Cross 1992). Existe alguna evidencia de que la administración de ozono puede estimular la formación y liberación de eritrocitos (Hernández 1999).
Los leucocitos, íntimamente conectados a la función inmune, muestran buena resistencia al ozono porque poseen enzimas que los protegen de la confrontación oxidativa. Estas enzimas incluyen superóxido dismutasa, glutatión y catalasa. Un área prometedora de centros de investigación sobre la estimulación de citocinas e interferones en la administración de ozono y su implicación para mejorar la función inmune (Paulesu 1991; Bocci 1994; Larini 2001). Un adagio clásico de la terapia con ozono es que las dosis bajas de ozono estimulan la acción inmune mientras que las dosis altas se vuelven inhibitorias (Viebahn 1999). Se necesitarán más investigaciones para aclarar los parámetros de este fenómeno, así como los efectos de la infusión de ozono sobre diferentes tipos de leucocitos en relación con el proceso de la enfermedad que se está tratando.
Ozono: propiedades antipatógenas
Recientemente, ha habido un renovado interés en el potencial del ozono para la inactivación viral in vivo. Durante mucho tiempo se ha establecido que el ozono neutraliza las bacterias, virus, hongos y parásitos en medios acuosos. Esto ha llevado a la creación de plantas de procesamiento de purificación de agua en numerosos municipios importantes de todo el mundo. Las propiedades fisicoquímicas y biológicas únicas del ozono, y los aspectos ecológicos, se han aplicado desde entonces a una amplia gama de usos industriales, como el envasado de productos farmacéuticos, la fumigación de viviendas y edificios (síndrome del edificio enfermo), el tratamiento del aire interior en quirófanos. y hogares de ancianos, y la desinfección de sistemas de aire acondicionado a gran escala en hospitales (Rice 2002).
Las capacidades notables del ozono para la acción antipatógena se han aplicado al tratamiento de heridas y quemaduras que cicatrizan mal (Sunnen 1999). Una lista parcial de organismos susceptibles a la inactivación del ozono en estas situaciones clínicas incluye bacterias aeróbicas y anaeróbicas, Bacteroides, Campylobacter, Clostridium, Corynebacteria, Escherichia, Klebsiella, Legionella, Mycobacteria, Propriobacteria, Pseudomonas, Salmonella, Shigella, Staphylococcus, Streptococcus. Los virus susceptibles incluyen Adenoviridae, Filiviridae, Hepnaviridae, Herpesviridae, Orthomyxoviridae, Picornaviridae, Reoviridae y Retroviridae. Los hongos sensibles al ozono incluyen Actinomicosis, Aspergillus, Candida, Cryptococcus, Epidermophyton, Histoplasma, Microsporum y Trichophyton.
Algunos virus son más susceptibles a la acción del ozono que otros. Se ha encontrado que los virus envueltos en lípidos son los más sensibles. Esto tiene un sentido intuitivo, ya que los virus envueltos están diseñados para integrarse en el entorno dinámicamente constante de sus huéspedes mamíferos. Este grupo incluye hepatitis B y C, herpes 1 y 2, citomegalo (Epstein-Barr), VIH 1 y 2, influenza A y B, virus del Nilo occidental, Togaviridae, encefalitis equina oriental y occidental, rabia y filiviridae (ébola, Marburg), entre otros.
Las envolturas de virus proporcionan estrategias intrincadas de unión celular, penetración y salida celular. Los peplómeros, finamente sintonizados para ajustarse a los receptores cambiantes en una variedad de células huésped, elaboran constantemente configuraciones de glucoproteínas ligeramente nuevas bajo la dirección de porciones del genoma viral, adaptándose así a las defensas de las células huésped. Los sobres son frágiles. Pueden ser alterados por el ozono y sus subproductos.
Los virus con envoltura lipídica en medios acuosos se inactivan fácilmente mediante ozono mediante la oxidación de sus lipoproteínas y glicoproteínas de envoltura (Akey 1985; Shinriki 1988; Vaughn 1990; Wells 1991; Carpendale 1991). Sin embargo, en sangre total, las acciones virucidas del ozono están amortiguadas por el espectro de sus componentes y el ozono se vuelve menos efectivo. Esta situación se complica aún más en el caso de los retrovirus que se instalan dentro del ADN del huésped (Chun 1999) y en Herpesviridae, donde los viriones tienen la capacidad de persistir indefinidamente en su huésped mediante la formación de un episoma en los núcleos de las células que albergan ellos (White 1994).
Varios estudios han informado sobre la seguridad y los beneficios de la administración de ozono in vivo. Wells y col. (1991) mostraron que el Factor VIII tratado con ozono y enriquecido con VIH mantuvo su capacidad biológica; y que, concomitantemente, hubo una reducción de 11 log en viriones detectables. Se describió la mejora de las enzimas hepáticas en pacientes con hepatitis C después de varios meses de tratamiento con ozono (Viebahn 1999; Amato 2000). Luongo et al., 2000 informaron una reducción del 80% de la carga viral de la hepatitis C en 82 pacientes que usan AHT.
Sin embargo, es notable que hasta la fecha, ningún estudio doble ciego adecuado haya abordado la terapia con ozono en afecciones virales como hepatitis B y C, VIH o herpes.
Ozono: metodología clínica
El ozono puede utilizarse para la terapia de un espectro de afecciones clínicas (Viebahn 1999). Las rutas de administración son variadas e incluyen métodos externos e internos (interconexión sanguínea). En la técnica de la autohemoterapia mayor con ozono (AHT), se extrae una parte alícuota de sangre (50 a 300 ml) de un paciente afectado por virus, se anticoagula, se conecta con una mezcla de ozono / oxígeno y luego se vuelve a infundir. Este proceso se repite en serie, en consonancia con el protocolo de tratamiento hasta que se observe la reducción de la carga viral y la disminución de los síntomas.
Recientemente ha habido interés en nuevos métodos para interconectar mezclas de oxígeno y ozono con sangre entera, suero y componentes del suero (Sunnen y Robinson, 2001).
Otra técnica más experimental y más intensiva de administración de ozono se llama Circulación de sangre extracorpórea versus O2-O3 (EBOO), que trata el volumen sanguíneo completo utilizando un oxigenador-ozonizador de fibra hueca (Di Paolo 2000).
Ozono: posibles mecanismos de acción antiviral
El adulto promedio tiene de 4 a 6 litros de sangre, lo que representa aproximadamente el 7% del peso corporal. ¿Cómo se puede explicar cualquier reducción de la carga viral reportada a través de la terapia de ozono AHT frente a una técnica que trata porcentajes relativamente pequeños de volumen sanguíneo, aunque en serie?
Los efectos de eliminación viral del ozono en la sangre infectada pueden reclutar una variedad de mecanismos. Se necesita investigación para atribuir una importancia relativa a estos y posiblemente a otros mecanismos de acción antiviral del ozono:
La desnaturalización de los viriones a través del contacto directo con el ozono. El ozono, a través de este mecanismo, altera las proteínas virales, las lipoproteínas, los lípidos, los glicolípidos o las glicoproteínas. La presencia de numerosos enlaces dobles en estas moléculas las hace vulnerables a los efectos oxidantes del ozono, que dona fácilmente su átomo de oxígeno y acepta electrones en las reacciones redox. Los enlaces insaturados se reconfiguran, la arquitectura molecular se interrumpe y se produce la rotura de la envoltura. Privados de un sobre, los viriones no pueden sostenerse ni replicarse.
El ozono propiamente dicho, y los compuestos de peróxido que crea, pueden alterar las estructuras en la envoltura viral que son necesarias para la unión a las células huésped. Los peplómeros, las protuberancias de las glicoproteínas virales que se conectan a los receptores de las células hospedadoras son sitios probables de acción del ozono. Incluso una alteración mínima en la integridad del peplómero a través de la peroxidación de la glucoproteína podría perjudicar la unión a las membranas celulares del huésped que frustran la unión y penetración viral.
La introducción de ozono en la porción sérica de sangre completa induce la formación de peróxidos de lípidos y proteínas. Si bien estos peróxidos no son tóxicos para el huésped en cantidades producidas por la terapia de ozono, poseen propiedades oxidantes propias que persisten en el torrente sanguíneo durante varias horas. Los peróxidos creados por la administración de ozono muestran efectos antivirales a largo plazo que pueden servir para reducir aún más la carga viral.
Se han documentado los efectos inmunológicos del ozono (Bocci 1992; Paulesu 1991). Las citocinas son proteínas fabricadas por varios tipos diferentes de células que, a su vez, regulan las funciones de otras células. Principalmente liberados por leucocitos, son importantes para movilizar la reactividad inmune. La liberación de citocinas inducida por el ozono puede constituir una vía para la reducción de los viriones circulantes.
La acción del ozono sobre partículas virales en sangre infectada produce varios resultados posibles. Un resultado es la modificación de los viriones para que permanezcan estructuralmente muy intactos, pero suficientemente disfuncionales como para no ser patógenos. Esta atenuación de la funcionalidad de las partículas virales a través de ligeras modificaciones de la envoltura viral, y posiblemente del genoma viral en sí, no solo modifica la patogenicidad, sino que permite al huésped diversificar su respuesta inmune. La creación de virus disfuncionales por el ozono ofrece posibilidades terapéuticas únicas. En vista del hecho de que existen tantas variantes mutacionales en cualquier individuo afectado, la creación de un espectro antigénico de viriones lisiados podría proporcionar una estimulación única del sistema inmune específica del huésped, diseñando lo que podría llamarse un huésped específico autovacuna.
Una vía de investigación muy emocionante sugiere que las propiedades virucidas de los anticuerpos se basan en su capacidad para catalizar formas altamente activas de oxígeno, incluido el ozono (Marx 2002; Wentworth 2002). Por lo tanto, un elemento clave en la capacidad de inactivación viral de los anticuerpos puede residir en la formación de ozono integral para las reacciones antígeno-anticuerpo. El ozono administrado de manera exógena puede, en este modelo, amplificar la eficacia de la dinámica antígeno-anticuerpo.
SARS y ozono: consideraciones especiales
El SARS es producido por un nuevo coronavirus que ha logrado encontrar brechas en las defensas inmunológicas en nuestra población humana contemporánea. Parece haber desarrollado un equilibrio agresivo entre la propagación viral y la letalidad.
La estrategia universal para dominar las infecciones, ya sean bacterianas o virales, es eliminar los organismos patógenos hasta el punto en que ya no representan una amenaza invasiva y replicativa; y, concomitantemente, la elaboración de sistemas de defensa inmune capaces de neutralizar los ataques virales posteriores. Este objetivo se logra principalmente a través de la inactivación directa del patógeno por un lado, y por la activación de la competencia inmune del huésped por el otro.
El SARS, como una infección paninflamatoria aguda que progresa rápidamente y que, según las cuasiespecies involucradas, puede presentar resultados de mortalidad angustiantes. Una configuración clínica sobresaliente de esta enfermedad se basa en su participación aguda del sistema respiratorio en su interrupción de la armoniosa homeostasis de los gases en sangre. Cuando pO2 y Pco2 están suficientemente comprometidos, se producen cambios corticales en el nivel de conciencia del sistema nervioso central que deterioran la voluntad de respirar, junto con la depresión de los quimiorreceptores respiratorios en la médula.
Hasta ahora, los agentes antivirales e inhibidores de la inflamación (esteroides) no han sido efectivos para suavizar significativamente la virulencia del SARS.
Debido a su agudeza, es probable que el SARS requiera una eliminación viral proactiva. Con un estimado de 10 mil millones de partículas virales de SARS generadas diariamente, una magnitud reproductiva comúnmente observada en episodios viremicos en virus envueltos, se sugiere que la administración de ozono probablemente necesite ser más intensa que en infecciones crónicas, como hepatitis B y C. Considerando que Estas últimas condiciones se han abordado con frecuencias de AHT que varían de una vez al día a una vez a la semana, el SARS puede requerir una atención más acelerada, ya sea con AHT o con EBOO.
SARS y esterilización del medio ambiente
Los hallazgos recientes de que el virus del SARS tiene la capacidad de permanecer infeccioso en fómites durante varios días indica que es un organismo más resistente que la mayoría de sus otros colegas envueltos en lípidos.
Predeciblemente, se ha encontrado que los desinfectantes como el blanqueador, el fenol y el formaldehído son efectivos para desactivar el virus del SARS; Sin embargo, los detergentes eran menos capaces.
Los agentes líquidos cáusticos tienen la desventaja de que les va mal en la descontaminación de equipos médicos complejos y el entorno complejo de la habitación del hospital de pacientes con SARS.
El ozono, a la luz de su perfil pan-virucida, ofrece la ventaja de existir como un gas, con su capacidad para desinfectar espacios poco accesibles. Además, el ozono tiene el beneficio distintivo de volver al oxígeno, mientras que los desinfectantes a base de líquido pueden dañar las superficies a las que se aplican y dejar residuos tóxicos. Sin embargo, la descontaminación ambiental mediada por ozono debe respetar protocolos estrictos para asegurar que el ozono ambiental en el proceso de esterilización del entorno objetivo tenga tiempo de volver a su padre estable, el oxígeno, sin causar toxicidad al personal.
Resumen y conclusiones
El SARS es un síndrome multisistema paninflamatorio agudo causado por un coronavirus hasta ahora desconocido. Este virión incorpora un nuevo genoma de ARN y una envoltura de glucoproteína bicapa lipídica. Es probable que el virus del SARS, basado en lo que se sabe acerca de Coronaviridae, tenga una alta tasa de mutación, lo que permite que cualquier individuo albergue numerosas especies de causales.
El ozono es una molécula rica en energía natural que incorpora propiedades fisicoquímicas y biológicas únicas que sugieren un posible papel en la terapia del SARS, ya sea como monoterapia o, de manera más realista, como un complemento de los regímenes de tratamiento estándar.
Este documento describe seis posibles mecanismos por los cuales el ozono puede ejercer sus acciones antivirales. Debido al exceso de energía contenida dentro de la molécula de ozono, es teóricamente probable que el ozono, a diferencia de las opciones antivirales específicas de organismos disponibles en la actualidad, muestre efectividad en todo el espectro de genotipos y subtipos de SARS.
El ozono tiene propiedades desinfectantes únicas. Como gas, tiene una capacidad de penetración que los líquidos no poseen. En vista del hecho de que el SARS persiste en fómites durante varios días, se sugiere que la tecnología de ozono se aplique a la descontaminación de entornos médicos contaminados con SARS.
En conclusión, se sugiere que, a esta modalidad de tratamiento, que se ha demostrado que es inocuo para humanos y animales en los protocolos de tratamiento contemporáneos, se le otorgue consideración de investigación para el SARS. Entonces se puede encontrar terapéuticamente útil no solo en el SARS, sino también en futuras epidemias causadas por organismos nuevos que, desafortunadamente, seguramente surgirán.
Bibliografía
Ackey D, Walton TE. Estudio en fase líquida de la inactivación de ozono del virus de la encefalomielitis equina venezolana. Appl Environ Microbiol 1985; 50: 882-886
Amato G, Sacchetta A, Borrelli E, et al. Ruolo dell'ozonoterapia mediante grande autoemotrasfusione nel trattamiento delle epatiti croniche post-epatiti virale (II parte), En: Actas: I Congresso IMOS, Italia, Siena, 2-4 de noviembre de 2000, p 11
Bocci V. Terapia con oxígeno y ozono: A Evaluación critica. Kluwer Academic Publishers, Dordrecht, 2002
Bocci V. Efectos biológicos y clínicos del ozono. Br J Biomed Sci 01 de enero de 1999; 56 (4): 270-279
Bocci V, Luzzi E, Corradeschi F, Paulesu, et al. Estudios sobre los efectos biológicos del ozono: 5. Evaluación de parámetros inmunológicos y tolerabilidad en voluntarios normales que reciben autohemoterapia ambulatoria. Bioterapia 1994; 7: 83-90
Bocci V. Ozonización de la sangre para la terapia de enfermedades virales e inmunodeficiencias. Una hipótesis. Hipótesis Médicas 1992 Sept; 39 (1): 30-34
Bocci V. Autohemoterapia después del tratamiento de la sangre con ozono: una reevaluación. La Revista de Investigación Médica Internacional 1994; 22: 131-144
Bolton DC, Zee YC, Osebold JW. Los efectos biológicos del ozono en miembros representativos de cinco grupos de virus animales. Investigación ambiental 1982; 27: 476-48
Buckley RD, Hackney JD, Clarck K, Posin C. Ozono y sangre humana. Archivos de Salud Ambiental 1975; 30: 40-43
Cann AJ. Principios de virología molecular, segunda edición. Academic Press, Nueva York, 1997
Cardile V, et al. Efectos del ozono en algunas actividades biológicas de las células in vitro. Biología Celular y Toxicología 1995 Feb; 11 (1): 11-21
Clarke LM, Bromberg K. Virus respiratorios humanos. En Armstrong Enfermedades infecciosas, primera ed. Mosby, Filadelfia, 2000
Carpendale MT, Freeberg JK. El ozono inactiva el VIH a concentraciones no citotóxicas. Antiviral Research 1991; 16: 281-292
Chun TW, Fauci AS. Depósitos latentes de VIH; obstáculos a la erradicación del virus. Proc Natl Acad Sci USA 1999; 96: 10958-10961
Cross CE, Reznick AZ, Packer L, et al. Daño oxidativo a las proteínas plasmáticas humanas por el ozono. 
Free Rad Res Commun 1992; 15: 347-352
Dailey JF. Sangre. Medical Consulting Group, Arlington MA, 1998
de Haan CA. 
Montaje de la envoltura del coronavirus: interacciones homotípicas entre las proteínas M. J Virol, 01 de junio de 2000; 74 (11): 4967-78
Diadori A, Nuti A, Ferrari G et al. Ozonoterapia: una nueva perspectiva en oftalmología. Vision Res 1996; 36 (supl.): 418
Di Paolo N. Oxigenación y ozonización sanguínea extracorpórea (EBOO) en el hombre. Informe preliminar. Int J Artif Organs 01 de febrero de 2000; 23 (2): 131-141
Evans AS, Kaslow RA (Eds). Infecciones virales en humanos: epidemiología y control, cuarta edición, plenum, Nueva York, 1997
Falsey AR. Hospitalizaciones asociadas a infección por rinovirus y coronavirus en adultos mayores. J Infec Dis, 1 de mayo de 2002; 185 (9): 1338-41
Fukagawa NK. Envejecimiento: ¿es el estrés oxidativo un marcador o es causal? 
Proc Soc Exp Biol Med 1999; 222: 293-298
Goheen SC, O'Rourke L, Larkin EC. 
El ozono y la peroxidación de ácidos grasos poliinsaturados in vivo. Environ Res 1986: 40: 47-57
Gumulka J, Smith L. Ozonización del colesterol. J Am Chem Soc 1983; 105 (7): 1972-1979
Hernández F, Menéndez S, Wong R. Disminución del colesterol en sangre y estimulación de la respuesta antioxidante en pacientes con cardiopatía tratados con ozono endovenoso. 
Free Rad Biol Med 1995; 19: 115-119
Hurst CJ. Ecología viral Academic Press, Nueva York, 2000
Knipe DM, Howley PM. 
Virología Fundamental, Cuarta Edición. Lippincott Williams & Wilkins, Filadelfia, 2001
Konrad H. Ozonoterapia para enfermedades virales. En: Actas 10º Congreso Mundial del Ozono, 19-21 de marzo de 1991, Mónaco. Zurich: Asociación Internacional del Ozono 1991: 75-83
Ksiasek TG, Erdman D, Goldsmith CS, et al. Un nuevo coronavirus asociado con el síndrome respiratorio agudo severo. N Engl J Med 2003; 348: 1947-1958
Kourie JI. Interacción de especies reactivas de oxígeno con mecanismos de transporte de iones. Am J Physiol 1998; 275: 1-24
Lai MM, Holmes KV. Coronaviridae: los virus y su replicación. En: Knipe DM, Howley PM. Virología Fundamental. Lippincott Williams & Wilkins, Filadelfia, 2001
Larini A, Aldinucci C, Bocci V. Ozone como modulador del sistema inmune, En: Actas del 15 ° Congreso Mundial del Ozono, Londres, Reino Unido, 11-15 de septiembre de 2001 (International Ozone Association 2001, Speedprint Macmedia Ltd, Ealing, Londres , Reino Unido
Luongo C, Sammartino A, Lauritano et al. Trattamento y monitoraggio dei potenziali redox nelle membrana celulariello studio delle infezioni da HCV. En: Actas: I Congresso IMOS, Italia, Siena, 2-4 de noviembre de 2000, p 42
Maeda J . Topología de membrana de la proteína del coronavirus E. Virología 15 de marzo de 2001; 281 (2): 163-169
Marra MA, Jones SJ, Astell CR. La secuencia del genoma del coronavirus asociado al SARS. Science. Sciencexpress. 1 de mayo de 2003 www.sciencexpress .org
Max J. Los anticuerpos matan produciendo ozono.
Science 15 Nov 2002; 298: 1319
Monto AS. Coronavirus. En Evans AS, Kaslow RA. 
Infecciones virales en humanos, cuarta edición, Pleno, Nueva York, 1997
Olwin JH, Ratajczak HV, House RV. Tratamiento exitoso de infecciones herpéticas por autohemoterapia. J Altern Complement Med 1997; 3: 155-158
O'Neil CA, van der Vliet A, Hu ML, et al. Oxidación de moléculas biológicas por ozono: el efecto de Ph. J Lab Clin Med 1993; 122: 495-505
Paulesu L, Luzzi L, Bocci V. Estudios sobre los efectos biológicos del ozono: Inducción del factor de necrosis tumoral (TNF-alfa) en leucocitos humanos. 
Lymphokine Cytokine Research 1991; 5: 409-412
Peiris JS, Lai ST, Poon LL, y col. 
El coronavirus como posible causa del síndrome respiratorio agudo severo. Lanceta. Ap 19, 2003; 361: 1319-1325
Razumovskii SD, Zaikov GE. El ozono y su reacción con compuestos orgánicos. Elsevier, Nueva York, 1984
Rice RG. Century 21 - Embarazada con ozono. Ozone Science and Engineering 2002; 24: 1-15
Romero A, Menéndez C, Gómez M, et al. Ozonoterapia en las etapas avanzadas de la arteriosclerosis obliterante. Angiologia 1993; 45: 146-148
Roy D, Wong PK, Engelbrecht RS, Chian ES. Mecanismo de inactivación enteroviral por ozono. Microbiología Ambiental Aplicada 1981; 41: 728-733
Shinriki N, Suzuki T, Takama K, et al. Susceptibilidad de antioxidantes plasmáticos y constituyentes de eritrocitos a bajos niveles de ozono. Hematologia 1998; 29; 229-239
Siddell SG. Los coronavirus. Plenum Press, Nueva York, 1995
Steiberg D. Oxidación de lipoproteínas de baja densidad y su importancia patobiológica. J Biol Chem 1997; 272: 20963-66
Steinhauer DA, Holanda GG. Método directo para la cuantificación de frecuencias de error extremas en sitios de base única seleccionados en ARN viral. 
J Virol 1986; 57: 219-228
Sunnen GV. El ozono en medicina. Journal of Advancement in Medicine. 
Otoño de 1988; 1 (3): 159-174
Sunnen G. Posibles mecanismos de inactivación viral por ozono. Townsend Letter for Doctors. Ap 1994: 336
Sunnen G. Aparato para la aplicación de ozono / oxígeno para el tratamiento de condiciones patógenas externas. Patente pend. PCTUS99-17286, julio de 1999
Sunnen G, Robinson J. Método y aparato para la descontaminación con ozono de fluidos biológicos. Patente pend. 10-002943, julio de 2001
Sunnen G., http://www.triroc.com/sunnen
Thanomsub B. Efectos del tratamiento con ozono sobre el crecimiento celular y los cambios ultraestructurales en las bacterias. J Gen Appl Microbiol 01 de agosto de 2002; 48 (4): 193-199
Valentine GS, Foote CS, Greenberg A, Liebman JF (Eds). Oxígeno activo en bioquímica. Blackie Academic and Professional, Londres, 1995
Vaughn JM, Chen Y, Linburg K, Morales D. Inactivación de rotavirus humanos y simios por ozono. Microbiología Ambiental Aplicada 1987; 48: 2218-2221
Vaughn JM, Chen YS, Novotny JF. Efectos del tratamiento con ozono sobre la infectividad del virus de la hepatitis A. Can J Microbiol 1990; 36: 557-560
Viebahn R. El uso de ozono en medicina. 
Odrei Publishers, Iffezheim, 1999
Wells KH, Latino J, Gavalchin J, Poiesz BJ. 
Inactivación del virus de inmunodeficiencia humana tipo 1 por ozono in vitro. Blood 1991 Oct; 78 (7): 1882-1890
Wentworth P, McDunn JE, Wentworth AD, et al., Evidencia de formación de ozono catalizada por anticuerpos en la destrucción e inflamación bacteriana. Science 13 de diciembre de 2002; 298: 2195-2199
DO Blanco, Fenner FJ. Virología Médica, Cuarta edición. Academic Press, Nueva York, 1994
Yamamoto M, et al. El efecto del ozono en el tratamiento de 4 pacientes que padecen hepatitis C. Boletín de la Asociación de Investigación de Japón para el uso médico del ozono. 1996; 3: 1-2
Yu BP. Defensas celulares contra el daño de especies reactivas de oxígeno. Physiological Reviews 1994 Jan; 74 (1): 139-162


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...